De menú en menú os desea Feliz Navidad

Ya está aquí nuestra octava Navidad, quizá la más especial de todas y también, muy a mi pesar, a la que he llegado con menos publicaciones en el blog. Pero ha sido un año grandioso profesionalmente, todo el esfuerzo invertido en este pequeño espacio me ha llevado a trabajos y colaboraciones que me llenan de ilusión cada día y por ello siempre sabré que De menú en menú merece la pena y que ha sido el inicio de cosas muy grandes.

Este año cambio mi pequeño “discurso” navideño por algunos propósitos para el 2019. El primero es volver a escribir con regularidad aquí, encontrar algunos huequitos en mi día a día para mantener viva esta ventana al mundo y contaros de la manera más cercana y honesta mis experiencias gastronómicas y viajeras (tengo un montón de ellas acumuladas).

Ya hace dos años que nos independizamos, ¡qué gran oportunidad para volar más alto y más lejos! Y hace algo más de 12 meses que cerré una puerta profesional que, habiéndome ofrecido un sinfín de cosas preciosas, ya era hora de dejar atrás. El tiempo pasa muy rápido y quizá 2018 haya sido uno de esos años que más veloz ha sucedido. Han sido muchísimas las experiencias, los viajes, los restaurantes, las escapadas y esas primeras vivencias en la vida que siempre recomiendo hacer de vez en cuando. Porque… ¿Hace cuánto que no hacéis algo por primera vez? Yo este año me he convertido en autónoma -con todo lo que ello conlleva-. He llamado a puertas pidiendo trabajo y colaboraciones, muchas de ellas salieron bien, pero también he recibido negativas y palos que, aunque duelen, siempre te enseñan algo y te hacen más fuerte. He realizado Mi Primer Safari, en un viaje tan divertido como inolvidable; he visitado Irlanda, por fin, y me he quedado enamorada de su costa; he pasado Un Finde Mágico rodeada de amigas y celebrando la despedida de mi pequeña Peachy; hemos descubierto la grandeza de la naturaleza en Groenlandia, uno de los lugares más extremos e inhóspitos del mundo; y nos hemos ido de Boda Caribeña, ellas y yo.

Mi siguiente propósito para 2019 es continuar con esta ilusión por descubrir y saborear el mundo entero. Disfrutar, vivir, aprender y seguir creciendo. Sentirme cada vez más sencilla pero más rica en vivencias; juntarme con esas personas que me aportan paz y energía positiva, y saber despedirme de quien ya terminó su tiempo a mi lado.

Quiero seguir con la esencia de De menú en menú, un pequeño blog de recomendaciones (siempre personales y subjetivas) con las que hacer que el día a día de cada uno de vosotros sea un poquito mejor. Y prometo esforzarme por darle más continuidad. Aún así, os animo a leerme gastronómicamente en Cocinillas de El Español, con quien colaboro desde hace ya casi un año y, de vez en cuando y en papel, en ELLE Gourmet. Para viajes, no me perdáis la vista en Traveler, Etheria Magazine y en Petit Traveller, para las aventuras más especiales e ilusionantes. Ojalá el 2019 me permita continuar como estoy porque ese es mi mejor regalo.

Gracias una vez más a los que continuáis a través de los años y de las miles de aventuras al otro lado de mi pantalla y a través de las redes sociales. Sin vosotros nada de esto tendría sentido, lo tengo muy claro. Por todo eso y mucho más, ¡gracias a todos! Os prometo un Fin de Año repleto de recomendaciones para brindar con las campanadas y comenzar el 2019 con mucho, mucho champagne.

En esta noche tan especial os deseo todo lo mejor del mundo junto a vuestras familias y seres queridos. Disfrutad de estas reuniones, de los pequeños gestos y de los momentos acompañados de las personas más importantes para vosotros. Porque al final lo que realmente importa es eso, no hay nada más.

¡Muy FELIZ NAVIDAD a todos!

Navidad 2018