Val de Neu; gran lujo a pie de pistas

Os lo conté en Traveler y lo vuelvo a repetir aquí: Alojarse en el único hotel de montaña cinco estrellas Gran Lujo que se puede encontrar en todo el territorio español presenta muchas ventajas, y nuestra experiencia en el Hotel Val de Neu de Baqueira nos permitió disfrutar de cada una de ellas durante los días de nieve y sol que pasamos en mi estación de esquí favorita.

Abierto únicamente durante la temporada blanca, este alojamiento perteneciente al Grupo Hoteles Santos promete un confort absoluto unido a un listado de excepción con las mejores instalaciones y los servicios más exquisitos, todo ello preparado para cumplir un único objetivo: convertirse en el paraíso a pie de pistas para los amantes de la nieve y sus acompañantes.

Hotel Val de Neu, De menú en menú

Su situación combina la comodidad de encontrarse en el núcleo 1.500 de Baqueira-Beret (a escasos metros del teleférico que sube a pistas), y formar parte del Val de Ruda, con unas panorámicas de ensueño de todo el Valle de Arán, su naturaleza y su vida salvaje. El Val de Neu se mimetiza con el entorno gracias a los materiales nobles y respetuosos con el medioambiente con los que está construido, y se engloba dentro de un conjunto delicioso de montaña.

Entre las 120 habitaciones que alberga el hotel encontramos cinco categorías diferentes, todas ellas equipadas con las máximas comodidades, dotadas de una iluminación exquisita y decoradas con sumo mimo y cuidado. La elegancia y la sofisticación no falta en ninguna de ellas, sin embargo hay cuatro “joyas” que merecen una mención especial: las Neu Real suites, que además de destacar en espacio y decoración, incluyen servicios exclusivos como los vehículos de alta gama durante la estancia.

Nosotros nos alojamos en una de sus habitaciones clásicas, con una cama de ensueño y carta de almohadas, para disfrutar de un descanso a medida, nuestras vantanitas abuhardilladas, un baño con ducha hidromasaje que se completa con amenities de Hermès Paris Eu d´orange verte que me apasionan, cremas de sol y cacao para los labios de L´Occitane (detalles que creo que a todos nos encantan), y todas las comodidades que, estando o no en la habitación, no dudan un segundo en facilitarte.

Si os hablo de su oferta gastronómica, Val de Neu permite casi, casi ni salir del hotel, aunque mi recomendación siempre será que disfrutéis de algunas de mis pistas favoritas del Valle. Eso sí, merece la pena reservarse una o dos noches en alguno de sus cinco espacios culinarios. El restaurante El Bosque, donde se sirve por las mañanas un amplísimo desayuno con todo tipo de zumos, frutas, embutidos, lácteos, panes, bollería y platos calientes, se puede degustar una carta internacional que se basa en el producto de mercado, los mejores pescados, carnes del valle y otras elaboraciones típicas de la zona como la olla aranesa. Cuenta además con una amplia selección de vinos.

Val de Neu - La Fondue

La Fondue es el rincón ideal para los amantes de las cocinas francesa y suiza de montaña, donde disfrutar de una auténtica fondue o una irresistible raclette, aunque a variedad es muy amplia y hay opciones para todos los gustos. El ambiente es distendido y muy familiar y el remate perfecto es, sin duda, pedirse una fondue de chocolate o de dulce de leche. El capricho perfecto para después de una dura jornada de esquí.

Presidido por una enorme chimenea está el restaurante-cafetería El Bistró, un espacio que invita a charlar y compartir experiencias en un ambiente cálido y acogedor mientras se disfruta de un delicioso picoteo. Con cocina tipo snack, en su carta destacan platos rápidos y sabrosos como hamburguesas y ensaladas, así como los siempre reconfortantes platos de cuchara. Al terminar, nada mejor que relajarse en los sofás alrededor del fuego con un gin tonic o una infusión.

Val de Neu - lobby

La cuarta opción es La Nonna. ¿Hay algo mejor que terminar el día en la nieve que con un auténtico plato de pasta o con una deliciosa pizza casera? Para mí, una de las cocinas más apetecibles para reponer fuerzas y llenarse de energía para el día siguiente. Y para los más peques de la casa, Val de Neu tiene un espacio dedicado a ellos, con formato buffet y supervisado en todo momento para que los niños puedan asistir en cualquier momento.

Si os hablo de los momentos de relax, en Val de Neu es imprescindible hacer una visita a su exclusivo Spa Sisley, un lujo para todos los sentidos donde relajarse y desconectar por un ratito del mundo. Cuentan con una amplia carta de tratamientos tanto faciales como corporales, así como un completo circuito termal que termina en el jacuzzi exterior desde el que se puede disfrutar de la nieve y las estrellas del cielo del Valle de Arán.

Val de Neu - spa

A todo ello le añadimos otros espacios diseñados para disfrutar en familia como el Mini-Club o la piscina climatizada dedicada a los más pequeños. Guardaesquís a pie de pista, ayuda en todo momento para transportar el material deportivo, la posibilidad de conducir algunos de los mejores coches del mercado durante la estancia, acceso preferente y reservas desde el hotel en los establecimientos más glamurosos de la estación, como el Möet Winter Lounge y casi cualquier petición que desde el equipo harán lo posible por atender.

Un refugio de lujo en uno de mis lugares favoritos del mundo, con una gastronomía de excepción y todas las ventajas y comodidades de situarse a pie de pistas. Volveremos. Volveremos a disfrutar de su chimenea, de las vistas a la naturaleza pura, de sus aires rústicos y de montaña, de ese servicio exquisito y acurrucada junto al osito dormido de recepción que, al menos a mí…

me dejó enamorada.

Val de Neu - De menú en menú

¡Sigue mis viajes en #demenúenmenúsevadeescapada!

Más información sobre Val de Neu y sobre nuestra en el Valle de Arán.