Fuego; indispensable cocina a la lumbre

Fuego es uno de esos lugares que guardo entre mis favoritos de Madrid. Una lista que va más allá de las recomendaciones que hacemos en De menú en menú, siempre de visitas que nos han gustado mucho y que sin duda recomendaríamos. Aquí recopilo restaurantes a los que volvería no una, sino mil veces, tanto para una cita especial como por que sí, y que recomiendo porque sé que son una apuesta segura para todo el mundo.

En pareja, con vuestros padres, con amigos, para una comida de trabajo… sea como sea, en Fuego vais a disfrutar y saldréis queriendo recomendar la experiencia a muchas personas más. Se come de maravilla, a un precio más que razonable teniendo en cuenta la calidad del producto, y presentan recetas sorprendentes y elaboradas, pero con los sabores de toda la vida. No hay tendencias asiáticas, no hay sorpresas, no hay ingredientes desconocidos.

Romántico, pero no ñoño; con una filosofía clara, pero no cerrado a una idea o a continuar evolucionando; elegante, discreto, humilde, de verdad. Al mando de la cocina encontramos a Gonzalo Hierro, quien supervisa nuestro también predilecto restaurante Aire, el primer local del proyecto Los 4 Elementos. Y de su mano descubrimos una carta en la que las brasas y los ahumados le otorgan sentido a su propio nombre.

Lejos de lo que a priori podríamos imaginar, aquí no solo las carnes van a la brasa.

Hortalizas, verduras, mariscos, pescados, casquería o incluso la tortilla de patata se cocinan sobre las llamas dejando el sello de Fuego en cada una de estas elaboraciones. Entre las especialidades encontramos alcachofas cocinadas en las ascuas de encima, berberechos a la brasa, mollejas de cordero al fuego, lubina o roast beff al horno de leña o carnero merino negro al sarmiento.

El producto de primerísima calidad que Gonzalo maneja se mima en cada golpe de calor para resaltar los sabores, pero respetando su esencia. Toda la carta es una auténtica perdición, pero como imprescindibles os recomendaría dos elaboraciones que nosotros probamos y que muero por volver a degustar: la primera es el steak tartar de picaña ahumado y la ya famosa tortilla de patata en txangurro y humo. ¿Podéis imaginar esta combinación? El sabor del centollo y la jugosidad de una tortilla poco hecha y con toque ahumado… ¡Es una auténtica perdición!

Para completar la carta, las carnes y pescados a la brasa pueden acompañarse de patatas asadas y pimientos u otras hortalizas. Tampoco faltan las salsas, que suelen servirlas a parte para que el comensal las rocíe a su gusto, un detalle que a mí personalmente me encanta. De esta forma se muestra el respeto por el producto una vez más, y se proponen los aderezos para utilizarlos en su justa medida, como ensalzador, no como camuflaje del sabor protagonista.

En cuanto a los postres, no os dejo opción. Tenéis que pedir la tarta de chocolate (también con humo), seáis o no seáis chocolateros. Nosotros no somos muy fans y siempre solemos optar por otra alternativa, pero en esta ocasión merece mucho la pena probarla y morir después soñando con ella cada dos por tres. Delicada, suave y con una textura que enamora, va acompañada de nueves de pecán, nata casera, helado o frutos rojos, dependiendo de la temporada.

El remate de Fuego lo hace un equipo trabajador, humilde y sincero que se nota que cree en el proyecto y que lo asumen como propio para sacar lo mejor del conjunto; una bodega sencilla pero perfectamente seleccionada que mejorará sin duda la visita con cualquiera de sus propuestas; y un local de ensueño que inspira recuerdos de una casa de la Francia del siglo XIX, y trae paz y armonía. Creo que para mí es uno de los más bonitos de la capital.

No cabe duda de que volveré. A probar su propuesta de nueva temporada, a enseñarle este rincón y su preciosa terraza (disponible todo el año) a alguien especial, a modo de cenita íntima o romántica, o para evadirme del mundo por un ratito disfrutando de la cocina del siempre encantador Gonzalo Hierro. ¡Nos vemos muy pronto!

  • DirecciónHermanos Bécquer, 5. 28006 Madrid.
  • Teléfono: (+34) 91 051 58 11
  • Horario: 13.30h a 16.00h y 20.30h a 00.00h. Cerrado domingo noche y lunes todo el día.
  • WebFuego Restaurante