Hotel Hesperia Madrid; una estancia de ensueño en la capital

Comenzamos Septiembre, mi segundo mes favorito por detrás de Junio, con una publicación muy especial en la sección Travel, nuestra visita al Hotel Hesperia Madrid, en la que pudimos descubrir todo lo que este emblemático edificio de la capital tiene que ofrecernos. Sí, soy madrileña, y he estado en varias ocasiones comiendo, cenando y en eventos dentro del hotel, pero poder disfrutar de una estancia al completo ha sido una auténtica maravilla.

Convertirme en “turista” en mi propia ciudad me ha permitido conocer la filosofía de uno de los hoteles más representativos de Madrid, y miembro reciente del grupo Preferred Hotels & Resorts. Un alojamiento que se integra a la perfección con la filosofía de esta ciudad: moderno, cosmopolita, abierto al mundo, seguidor de las tendencias, tanto en moda como en gastronomía, y pendiente en todo momento de hacernos sentir mejor que en casa.

Situado en la avenida más exclusiva de la ciudad, el Paseo de la Castellana, el Hotel Hesperia cuenta con 171 habitaciones (desde Deluxe hasta Suite Presidencial) equipadas con todo lujo de detalles que consiguen convertir cada estancia en una experiencia única. Nosotros nos alojamos en una de las suites más exclusivas, con terraza privada y jacuzzi al aire libre. Todo un sueño de habitación con espectaculares vistas desde su novena planta.

Desde su impecable cama, que nos hizo sentir como en una auténtica nube rodeados de cojines y almohadas, hasta el jacuzzi exterior, pasando por los exquisitos amenities del baño firmados por Bvlgari, un salón espacioso equipado con todas las comodidades, rosas blancas frescas en cada rincón, una terraza con tumbonas, espacio para comer y cómodos sillones para disfrutar las vistas… Todo fue perfección.

Una pequeña reforma en su planta superior en la que han habilitado un coqueto gimnasio con las mejores vistas de Madrid, y el rediseño del hotel, a cargo del diseñador Pascua Ortega, han conseguido brindar de aires frescos y exquisito gusto el conjunto del Hesperia. Hay que añadir que el reconocido restaurante Santceloni abre sus puertas para la nueva temporada con una imagen dispuesta a sorprendernos tanto dentro como fuera del plato.

Además del biestrellado Santceloni, el Hesperia cuenta con dos restaurantes más, La Manzana y Hikari Sushi Bar. El primero representa el alma del hotel, y está situado en el atrio central del mismo. El espacio cuenta con luz propia natural gracias a su lucernario, y representa la unión de los sabores tradicionales con las técnicas y representaciones más vanguardistas. De la mano del chef Esteban González, su carta es cambiante según temporada, y esconde siempre un significado en la trayectoria de cada una de sus propuestas.

Lo que me encanta de La Manzana es su propuesta cambiante, el movimiento que han creado con #eatinghesperiamadrid, donde todo son novedades y sorpresas. Eventos, propuestas gastronómicas, degustaciones, ronqueos… incluso convirtiéndose en finalistas de Hotel Tapa Tour con su deliciosa gamba a la bilbaína con pil pil y tortilla de plancton.

En cuanto a Hikari Sushi Bar, sin duda uno de mis restaurantes japoneses favoritos de Madrid. Representa el rincón más internacional del hotel, en el que ofrecen una exquisita carta de elaboraciones asiáticas que siguen la línea gastronómica del conjunto: ofrecer sabores de siempre con ese plus de innovación. Su carbonara de fideos somen con yema de huevo, panceta y atún rojo es una auténtica perdición.

Completa la oferta del comer y el beber su auténtico Scotch Bar, el rincón perfecto para degustar un cóctel o un combinado en pleno lobby, relajarse tras un día de trabajo, concertar una reunión o desconectar del mundo adentrándonos en otra época, en otro lugar. Ofrece una espléndida carta de bebidas con gran selección de destilados y de ginebras así como una variada coctelería. Además, para los aficionados al deporte, las tardes de fútbol cuentan con un menú especial.

Para hacernos aún más placentera nuestra estancia, el Hotel Hesperia nos ofrece una amplia carta de masajes, perfectos para disfrutar tras una sesión fit en su gimnasio con vistas.

Dicen que de Madrid se llega al cielo. Para mí, adentrarnos en una de las suites del Hotel Hesperia en el que las tardes de Agosto se hicieron inolvidables y los baños veraniegos tuvieron nombre de jacuzzi particular, fue una de las opciones más deliciosas de convertir en realidad esta preciosa frase. Conectar con mi ciudad y encontrar lo mejor de ella en este alojamiento que tanto tiene que ofrecernos…

también a los madrileños.

¡Sigue mis viajes en #demenúenmenúsevadeescapada!

Más información sobre Hotel Hesperia Madrid y sobre nuestra experiencia turística en Madrid.