Bárbara Ann; sabores del mundo, cócteles y mucho ‘rock&roll’

Joven, rockera, desenfadada… Bárbara Ann conquistó a los mismísimos The Beach Boys y ahora, después de aterrizar hace algo más de un año en el barrio de las Salesas, se ha quedado también con el corazón de los madrileños más rockeros. A nosotros nos enamoró hace unos días, un viernes de Agosto en la capital en el que parecía estar todo muy tranquilo… Sin embargo, la irresistible Bárbara nos tenía una sorpresa preparada.

Nada más entrar, un luminoso Let´s dance que parece estar firmado por David Bowie atrae nuestra atención y nos invita a descubrir su luminosa y atractiva barra. ¡Me encantan las barras bonitas! Dan ganas de quedarse a disfrutar de ella en sus sillas altas, combinando un picoteo rápido y distendido con los mejores cócteles y combinados de autor. Pero hoy tenemos sitio reservado en el chester color mostaza, y nos comunican que The Rolling Stones compartirán mesa con nosotros por una noche.

Tomamos asiento con el exitoso grupo de música y comenzamos a estudiar su “carta-rayo”, reducida pero muy apetecible (recordad que aquí los protagonistas son los cócteles). Nachos con guacamole, cheddar fundido y tartar de tomate; hummus de albahaca fresca con crudités y pita artesana; pizzeta crujiente de queso de cabra, calabaza, sus pipas y cebolla caramelizada…

Nos llevamos una muy grata sorpresa con todo lo que pedimos, recomendación del amable y divertido equipo de sala de Bárbara Ann. Escogimos los pan baos de rabo de toro laqueado con salsa kimchee y hierbabuena; los tacos de cochinita pibil con guacamango y mayonesa de chipotle; las empanadillas japonesas al vapor (o gyozas) de ibérico y pollo de corral con salsa ponzu; y el tataki de atún rojo con wakame y salsa yakiniku.

Como favoritos nos quedamos con los baos y los tacos, que nos parecieron muy sabrosos y especiales, perfectos para compartir y disfrutar de una noche entre amigos mientras escucháis música… ¡en directo! Sí, sí. Bárbara Ann se anima los fines de semana y de repente nos sorprendió con un cantante que salió de la nada y comenzó a animar la noche en el local. Antes de darnos cuenta ya no cabía ni un alfiler

Por supuesto que no nos quedamos sin nuestro cóctel. Para la época estival han lanzado algunos más veraniegos, como el Daiquiri de fresas que me hizo viajar hasta Santiago de Cuba, la Piña colada o la Margarita china. Todos ellos en elaboración frozen para refrescar las noches más calurosas. Pero su oferta es infinita, tanto como la habilidad de su barwoman para dar con el trago perfecto, clásico o arriesgado, para cada petición.

Como nos confesaron las chicas de Bárbara Ann, esto era solo el principio. Según se va adentrando la noche, habilitan el espacio hasta convertirlo en un auténtico bar en el que quedarse de copas o cócteles disfrutando de la mejor música de antaño, con un ambiente muy animado en el que todo el staff tiene su papel como artista. Pancartas, juegos y chupitos de tequila para rematar. ¡La diversión está asegurada!

Confieso que no conocía Bárbara Ann y que me quedé con muchas ganas de repetir el plan de jueves/viernes noche. Disfrutar tranquilamente a primera hora de una rica e informal cena en la que probar más propuestas de una carta que ofrece sabores de todo el mundo, continuar con un buen cóctel y rematar bailando con la mejor música de los años más rockeros de la historia. ¿Quién se apunta?

  • Dirección: Sta. Teresa, 8, 28004 Madrid
  • Teléfono: (+34) 91 826 78 91
  • Horario: 17.30h a 01.00h. Jueves hasta las 03.00h y viernes hasta las 04.00h.
  • Horario: 17.30h a 01.00h. Cerrado domingo noche y lunes todo el día.
  • Horario sábados: 12.30h a 04.00h. Cerrado domingo noche y lunes todo el día.
  • Web: Bárbara Ann