Madame Sushita; una “biblioteca” con aires parisimos y toque japonés

Más de 12.000 libros recubren las paredes de Madane Sushita, nueva apertura que se convierte en el cuarto restaurante del grupo japonés Sushita en la capital. Se presenta como un lugar de reunión en el que degustar los bocados healthy que ya son seña de identidad de la marca, descubrir propuestas nuevas gracias a la vuelta de tuerca que le dan a la cocina japonesa de fusión, y sentirse como en casa gracias al mobiliario que han escogido para cada rincón del local.

Su nombre evoca sofisticación e intriga, y su local no es para menos. Empezando por su terraza, siguiendo por sus dos barras (de coctelería y de sushi), regentadas por grandes estanterías rojas, y terminando con sus sofás de época, la enorme chimenea y las paredes con motivos vegetales y de Art Noveau. La inspiración viene del año 1867, cuando Japón participó en la Exposición Universal de París, creando una fuerte atracción entre Oriente y Occidente.

Siguen la corriente una cubertería y un menaje seleccionados específicamente para cada elaboración, que cuidan las presentaciones y se involucran en el conjunto encontrando la armonía perfecta. Recipientes, cuencos y otros utensilios miman los ingredientes y los presentan en originales y creativas opciones para hacer de la experiencia aún más sabrosa.

Nuestra visita de esta semana fue todo un placer. Primero por el cariño que le tengo a este grupo desde sus inicios (¿Recordáis cuando fui a conocer su fábrica?); segundo, por lo rico y sano que siempre se come en Sushita que, además de sushi, cuenta con unas pastas frescas que para mí son una perdición; y tercero, gracias a las encantadoras Natacha y Sandra, que tuvieron el detalle de acompañarnos y de explicarnos este proyecto idea a idea, detalle a detalle.

Con ellas probamos varios de los platos más emblemáticos de su carta, una propuesta que combina elaboraciones exclusivas del local con otros clásicos de Sushita. Destacan el trío de ceviches, de atún, lubina y pez limón, una misma elaboración con tres resultados muy diferentes, frescos y sorprendentes; las gyozas de wagyu; sus maki rolls, de cangrejo real y bacalao negro; o las pastas frescas elaboradas con harina orgánica de uva roja o de tinta de calamar.

En su barra de sushi, pegada a la cocina con el objetivo de ofrecer preparaciones que combinan temperaturas calientes y templadas con frías [una delicia para los sentidos], sus sushimans elaboran en directo cada bocado de manera artesanal. Un espectáculo que siempre nos gusta cotillear y que se complementa con una cocina de carbón, que da como resultado un irresistible tataki de solomillo, otra de las estrellas del local.

Para rematar esta cocina japonesa fusión me quedo con sus macarons artesanales rellenos de helado ecológico, una versión moderna del helado de corte de antaño, de frambuesa, avellana o café. Se suman a la carta dulce los polos de fruta, como la opción más healthy, o el tiramisú de té verde rematado en la mesa, para los más golosos.

Madame Sushita es el resultado de un sueño en el que poder vivir experiencias diferentes, exclusivas, siempre de la mano de una gastronomía saludable que busca rematar un objetivo para el cliente: el sentirse cuidado por dentro y por fuera. Por este motivo, a partir de septiembre tendrán disponibles diferentes prestaciones para disfrutar durante la visita, como su caprichoso reservado, opción de limpiabotas o un servicio de maquillaje y peluquería único en Madrid.

Lugar de reuniones con amigos; rincón especial para esa cita en la que acertar, tanto a la hora de comer como de cenar; afterwork ambientado en el París del siglo XIX con cócteles de inspiración asiática, y el abrazo a las tendencias más chic de Nueva York, Londres y Tokio. Sin lugar a dudas, nuevo punto de encuentro para este verano.

Si quieres descubrir más pistas japonesas, síguenos en #demenúenmenúsevadejapos!

  • Dirección: Paseo de la Habana, 15. 28036 Madrid.
  • Teléfono: (+34) 91 831 55 41
  • Horario: 13.00h a 01.00h.
  • Web: Grupo Sushita