Marbella Club; un paraíso de bienestar con mucha historia

En De menú en menú le damos la bienvenida al mes de julio con una nueva publicación dedicada a los viajes, nuestra estancia en el Hotel Marbella Club, uno de los enclaves más representativos de Marbella que abrió sus puertas en la primavera de 1954 gracias a la visión del Príncipe Max von Hohenlohe, quien se enamoró de aquel pequeño terreno, rodeado entonces de pinos y con unas preciosas vistas al mar.

Más como refugio para amigos e invitados del Príncipe Hohenlohe que como un hotel en sí, Marbella Club comenzó con 20 habitaciones, además del salón, comedor y bar, ubicados en la parte central de la vieja casa de labor reformada, sobre la que nació todo el proyecto. Aprovechando el microclima de la zona se planificó un jardín tropical con cientos de especies que no tardaron en crecer y hacer del lugar toda una maravilla natural.

Durante los siguientes años pasaron por aquí aristócratas y estrellas del espectáculo, empresarios, políticos e incluso de familias reales. Todos ellos encontraron un refugio cargado de estilo y encanto. Hoy en día Marbella Club mantiene su sello de “paraíso terrenal” en sus 115 habitaciones y suites repartidas por los jardines; sus 14 villas de estilo andaluz; y en la majestuosa Villa del Mar con jardín y piscina privada.

Entrar en Marbella Club te hace adentrarte en un mundo de lujo y bienestar del que es complicado desprenderse. Bastaron dos noches para enamorarnos de nuestra amplia y luminosa habitación, de la oferta gastronómica que ofrecen en sus diferentes restaurantes, de los paseos por los jardines y de cada uno de sus rincones, en los que encontrar desde una inmesa paz hasta el plan más chic, por ejemplo en su Champagne Room.

Concebida y diseñada para ofrecer un verdadero alojamiento de lujo, nuestra habitación era de ensueño. Amplia, luminosa y decorada en tonos blancos y pastel, con telas rústicas y blancos impolutos. Sus camas nos atraparon cada mañana, y el baño nos cautivó, espacioso y con todo detalle de amenities de Roger & Gallet y facilidades para cuidarse y sentirse bien. Contamos también con nuestra parcela privada de jardín, perfecta para descansar tras un día en la piscina.

Además de sus suites y grand suites, Marbella Club ofrece las llamadas villas de estilo colonial, situadas en los jardines del hotel, con dos dormitorios, jardín y patio privados, sala de estar y baño doble con todo lujo de detalle, perfectas para estancias más privadas y familiares. Aquí la reina es La Villa del Mar, donde, literalmente, todo es posible. ¿Masajes al amanecer? ¿Caviar para el brunch? ¿Un cóctel a mitad tarde? 6.200 m2 de comodidades, la más alta tecnología, un servicio impecable las 24 horas del día, impresionantes piezas de arte, incluso chimeneas de leña. Aquí cualquier petición o deseo están al alcance de la mano, rodeados de una atención que facilitará cualquier petición gastronómica, de bienestar, ocio o cualquier otro ámbito.

Pasamos a la gastronomía, lo que más nos gusta a nosotros, y os reconocemos que Marbella Club ha sido uno de los lugares donde mejor hemos comido y, probablemente, el hotel que mejor oferta culinaria tiene de los que hemos visitado aquí, junto con La Mamounia. Por este motivo, en breves os hablaremos en un post único del restaurante El Grill, toda una referencia gastronómica de Marbella y en el que disfrutamos de una cena inolvidable.

Le siguen el Beach Club, situado en la piscina y con formato buffet, con deliciosas ensaladas, carnes a la parrilla, pescados y mariscos del día, y otros platos tradicionales de diversos lugares del mundo; el MC Beach, un elegante y refinado chiringuito de playa donde degustar propuestas refrescantes y pescados preparados a la brasa; y el MC Café, un rincón de fusión asiática-europea para relajarse a cualquier hora, famoso entre visitantes y marbellíes.

Terminamos con el Summer Bar, perfecto para tomarse un cóctel; el Pool Bar & Snack, la parada gastronómica más informal del hotel; el Champagne Room, con sus actuaciones de jazz en directo y otros eventos especiales; y el Winter Garden, donde se sirve un magnífico desayuno, dedicado al disfrute con sus opciones clásicas como bollería recién horneada o sus embutidos, así como al cuidado de la salud, con zumos orgánicos recién exprimidos y una oferta healthy inigualable.

En cuanto a su plan de ocio y bienestar, la oferta es amplia y tan apetecible que es imposible resistirse. La joya es el Thalasso Spa, que ofrece unas modernas instalaciones de 800m2 que incluyen piscina dinámica de agua marina, baños de vapor, saunas y 12 habitaciones para disfrutar de su amplia gama de tratamientos thalasso y de belleza, así como programas personalizados de relajación, bienestar, detox y de rejuvenecimiento.

Los planes fitness se complementan con planes individuales o actividades en grupo, con profesionales de los campos de la salud, el bienestar y la nutrición. Entrenamientos personalizados, sea & nordic walking, beach & interval training, senderismo y functional & crostraining, se suman a opciones más clásicas como su Club de Golf, que cuenta con un campo de 18 hoyos propiedad del hotel, diseñado por Dave Thomas; el tenis o la equitación.

Terminamos con el rincón más tierno y mágico, el Kid´s Club, un espacio de 5.000 m2 en pleno corazón del hotel en el que la empresa madrileña de diseño Minimec ha creado toda una experiencia interactiva, educativa y recreativa. Todo un abanico de posibilidades se abre para los más pequeños de la casa (de 4 a 14 años) entre las que se incluyen estudios de música y danza, arte y manualidades, taller de aromas y de cocina, deportes y otras actividades al aire libre, sala de ordenadores, huerto, zona chill-out, una laguna encantada y toda la atención necesaria a cargo de un entusiasta equipo de animadores y profesores bilingües con los que compartir el día entero.

Leyenda, tradición y exclusividad hacen del Marbella Club un enclave en el que perderse al menos una vez en la vida. El canto de las aves y la fragancia de sus flores y frutales invitan a dejarse llevar paseando y descubriendo cada rincón. Su clima tan especial invita a visitarlo durante todo el año, porque siempre es buen momento para escaparse a este paraíso de la Costa del Sol donde disfrutar de una atención impecable y un servicio mágico e…

Inolvidable.

¡Sigue mis viajes en #demenúenmenúsevadeescapada!

Más información sobre Marbella Club Hotel y sobre nuestra experiencia en Marbella.