Pícnic ‘gourmet’; ¡llega el buen tiempo!

Damos la bienvenida al mes de Junio en el blog con una publicación muy especial. En De menú en menú somos amantes de la naturaleza y los planes en el campo los fines de semana nos encantan, por ello queremos presentaros un pícnic gourmet repleto de productos deliciosos y originales, una selección de nuestros favoritos para disfrutar a la sombra de un árbol en el campo o en el mismo jardín de casa. Sacad un mantel, buscad un rincón especial y fresquito, preparad un picoteo con amor y cariño y aprovechad la desconexión. Una opción ideal para organizar en pareja o con toda la familia, bien a la hora de la comida, la merienda o incluso una cena con velas.

Antes de nada, nuestro mejor consejo es organizar con tiempo este plan campestre para no olvidar nada. Además de la comida y el mantel, incluid algunos cojines para el sitting y la siesta, velas si vais a organizarlo a la hora de la cena, una cesta de mimbre para transportarlo todo, los utensilios para los diferentes platos (cuchillo, cubiertos de madera, boles…) y una tabla de madera para los quesos y embutidos, que le da un toque rústico y queda muy bonito. ¡Tampoco olvidéis los hielos!

picnic
Imagen de halfbakedharvest.com

¿Dónde hemos elegido los productos de nuestro pícnic?

Empezamos en Petra Mora (calle Ayala, 21), nuestra tienda gourmet favorita. Su calidad, elaboración y originalidad tanto en las recetas como en el packaging me tienen enamorada. La variedad es admirable, pero para mi pícnic me llevé lo siguiente: una untuosa torta de la pastora, queso de leche cruda de oveja, natural y de intenso sabor; una sobrasada ibérica perfecta para tomar en tostas con brie; un fuet a la cerveza negra del Montseny, de sabor dulzón y toque amargo; jamón de pato en lonchas, una delicia elaborada a partir del magret curado; mejillones fritos en escabeche; aceitunas negras de Aragón; crujientes patatas fritas en aceite de oliva, que vienen en un divertido cubo; y unos cacahuetes al curry, el toque asiático de nuestro mantel.

Continúo en Lauricca (Trafalgar, 5), un pequeño espacio gourmet italiano plagado de productos llegados directamente desde Italia: quesos, embutidos, pastas, salsas, panes, bebidas… Ellos también surten a la pequeña cocina y el horno que posee el local para que los clientes puedan disfrutar en casa o en la oficina de comida recién hecha como risottos, albóndigas, ensaladas y hasta 23 pizzas de masa madre, listas para degustar. De aquí me llevé unas cuantas delicias: alcachofas aliñadas, tomate seco perfecto para tostadas y ensaladas, pasta de aceitunas negras para untar, diferentes crostinis y palitos de pan, una mozzarella ahumada y unos amaretti, dulces típicos italianos perfectos para tomar con el té o café.

Pícnic De menú en menú

Para las conservas, nadie mejor que Frinsa, auténticos manjares en lata procedentes de las rías gallegas y directos a tu mesa (o mantel), para disfrutar de todo el sabor del mar. La calidad de esta casa se reconfirma cada año ya que seleccionan las mejores piezas de la captura de forma tradicional, mano a mano, y con muchísimo cuidado. Berberechos, navajas y almejas al natural, mejillones en escabeche, zamburiñas en salsa de vieiras, sardinillas, pulpo en aceite de oliva… un montón de vitaminas y muy poquitas calorías para degustar en cualquier momento y lugar. Y si os apetece comer en formato bocadillo, probad sus productos con bonito, ventresca o atún claro, ¡irresistible solo o con un toque de pimiento rojo!

En nuestra selección no podía faltar Maille, la mostaza por excelencia, una joya de la cocina francesa que cuenta con sorprendentes variedades. Su tienda de París es una maravilla, aún recuerdo cómo la disfruté la primera vez que la descubrí, con tantas y tantas opciones desconocidas. Para esta ocasión nos quedamos con su Dijonnaise, que para acompañar las patatas fritas es una perdición; y con la mostaza a las 3 hierbas, una mezcla suave de tres hierbas aromáticas, ideal para nuestro plan campestre. Y para alegraros el día, os cuento que hasta finales de julio tienen dos promociones en su web: el sorteo de un viaje a París, y cupones descuento para cualquier compra que realicéis en vuestro establecimiento habitual.

Maille

El toque dulzón del pícnic nos lo puso La Vieja Fábrica con sus artesanas y deliciosas mermeladas, que combinan bien tanto con dulce como con salado. ¿Nuestras favoritas de entre tantas que tienen? Las tradicionales de mora de zarza, grosella negra o cereza, para otorgarle contraste a los quesos más fuertes; la cremosa de frutas del bosque, sin trocitos de fruta ni semillas, ideal para acompañar un queso fresco más suave o para combinar con chocolate; y las llamadas «cocina selecta», de tomate, pimiento asado, cebolla, castañas, higos… las opciones más originales para acompañar otros productos. Dejad volar vuestra imaginación, son tan deliciosas que os volveréis adictos a utilizarlas en más elaboraciones que las sencillas tostadas.

Para rematar, diferentes tipos y formatos de panes que acompañen y den variedad al conjunto. A nosotros nos encantan los de semillas y frutos secos que, además de estar riquísimos, van muy bien con queso y embutido. Para regarlos hemos escogido el mejor aceite de oliva virgen extra de España, por cuarto año consecutivo, el Hojiblanca selección de Finca La Torre, de producción ecológica y elaborado a base de aceitunas verdes, con dulce de entrada, picor progresivo y muy equilibrado.

picnic
Imagen de whatsgabycooking.com

Para la bebida tenemos Lolea, una sangría muy especial que nos encanta por su filosofía y su elaboración artesanal. Como novedad, os hablamos de sus formatos mini, botellitas son de 20cl. disponibles en sus versiones Nº1 (tinta) y Nº2 (blanca). La primera lleva vino tinto tempranillo y cabernet sauvignon, zumo natural de naranja y limón, y un toque de canela; La segunda se elabora con vino blanco airen y moscatel, zumo natural de naranja y limón y un toque de vainilla. Se sirven bien frías con hielo, y podemos acompañarlas y adornarlas con unas rodajas de cítricos.

Y como alternativa hemos contado con El Vermúdez de La Casera, una combinación de vermú con gaseosa y un toque de naranja, en cuya elaboración ha colaborado el reconocido experto mixólogo Diego Cabrera. Una opción para el aperitivo de antes de la comida o la cena, que combina muy bien con encurtidos y un picoteo salado, y que invita a cambiar por la clásica caña ya que su graduación es similar a la de la cerveza. Una rodaja de naranja, una aceituna pinchada en palillo y mucho hielo son el perfect serve de esta novedad para el verano.

Lolea sangría

¿Os ha gustado nuestra propuesta? Ya sabéis, aprovechad estos días que aún permiten hacer planes sin excesivo calor, llenad una cesta con quesos, embutidos, panes, fruta fresca para refrescar la comida, una bebida especial y un toque dulce. ¡La desconexión y el disfrute están asegurados!