El Padre; excelente materia prima

Dos son las veces que hemos acudido a El Padre y dos son las veces que he salido encantada con la cena. Este restaurante, situado en la emblemática calle Serrano, ofrece una cocina tradicional preparada con la materia prima más exquisita procedente de Zamora. Además, cuenta con una huerta propia donde cultivan productos frescos, y con algunos viñedos donde elaboran su propio vino. Por ello podemos afirmar que El Padre es un restaurante familiar y acogedor.

Abierto desde 1983 (en la calle Malasaña), este local tuvo que ser trasladado a la Milla de Oro madrileña para mejorar sus servicios y ampliar sus salones. El resultado es un ambiente moderno, cómodo y cercano, que cuenta con una terraza perfecta para las noches de verano.

De entre todas las propuestas de su carta, las dos veces que hemos acudido a este restaurante hemos pedido platos similares. Como entrantes, los famosos Huevos del padre (con perdón) (12 euros), elaborados con huevos de corral y patatas de la huerta.

Y las Croquetas de rabo de toro (2 euros/unidad) y de gallina (1,5 euros/unidad). Para abrir el apetito, El Padre ofrece también exquisiteces como Anchoas a la bilbaína (20 euros) o Pimientos del piquillo rellenos de langostinos (3 euros/unidad).

Como plato fuerte, nos decantamos por la carne. El delicioso Solomillo de ternera relleno de foie con salsa de trufa (15 euros/200gr. 25 euros/300gr), es una receta exquisita que tenía en mente desde la primera vez que acudimos a El Padre a cenar.

También pedimos el Entrecot de vaca vieja (19 euros), perfecto para los más carnívoros. Todas las carnes se sirven con patatas y pimientos del padrón. Además de estos platos, la carta nos ofrece especialidades de pescado, como los Tacos de rape con ajos y aceite de oliva (15 euros), o el Filete de atún sellado con soja y cebolla caramelizada (18 euros).

El toque dulce de la cena lo puso un helado artesano de dulce de leche (3 euros) como pocos sirven en Madrid. Nos gustó tanto que repetimos. No os digo más.

 

Para acompañar la cena nos sirvieron un Reserva Lecea, perfecto para tomarlo con las carnes. Un rioja suave pero con cuerpo.

Y, para finalizar, cumplimos otro de nuestros objetivos en El Padre: tomarnos un ron preparado por el maestro coctelero del local. Tras preguntarle a cada comensal sus preferencias y gustos en lo que a alcohol se refiere, nos sirvieron tres combinados muy acertados. Rones de todo el mundo, refrescos americanos y una barrica en miniatura, acompañados de frutas, canela, hierbabuena y hielo. 

Una experiencia personal muy gratificante que también puede vivirse con los tan de moda gin tonics.

 

 

 

 

 

 

 

 

Dirección: Serrano, 45 (Bajo). 28001 Madrid.

Teléfono: +34 91 448 40 16

Página web: Restaurante El Padre

Horario: 13.00h a 16.30h. y 21.00h a 00.30h.                                     

– Cerrado domingos todo el día y lunes por la noche.

Nota: 5 sobre 5